5 leyendas de Caracas que te dejarán la piel de gallina.

Caracas es reconocida por muchos como la ciudad ideal para entretenerse, emprender y vivir. Pero hoy, el equipo de Tu Zona Caracas te ofrece un recorrido por algunas leyendas populares de la ciudad capital que  te dejarán la piel de gallina luego de leerlas.

 

Aunque pudiesen ser parte de testimonios de  personas que han presenciado estos hechos paranormales, muchos prefieren creer que se trata solamente de “mitos y leyendas”. A continuación 5 de estas tenebrosas historias:

Historia de Caracas, una laguna encantada.

Comenzamos con la historia de la laguna de la Tahona, conocida  también como Laguna Negra de la Bonita.

    Según narra Rafael Sarría, a través de su portal Historias de Caracas, aunque no se sabe a ciencia cierta cuántas personas han perdido la vida en el lugar, se rumora que han sido muchas debido a la imprudencia o de causas que, hasta ahora, siguen siendo un misterio, lo que ha generado un sinfín de relatos detrás de la laguna, entre ellas, la existencia de caimanes gigantes.

 

     Otra leyenda que envuelve este lugar hace referencia a una mujer vestida de novia que luego de haber sido abandonada en el altar por su novio, decide quitarse la vida en las aguas de la laguna. Muchos vecinos de los edificios circundantes aseguran haberla visto en la zona ataviada con el traje blanco y  profiriendo gritos un tanto aterradores, por lo que recomendamos tomar  precaución en caso de que decidas realizar un paseo por sus alrededores.

El fantasma de la enfermera del Hospital J.M de los Ríos.

    Trabajadores y ex visitantes del referido centro asistencial aseguran haber visto, en más de una ocasión, a una  mujer vestida de enfermera que camina entre los pasillos y luego se pierde entre las paredes.

Existe una leyenda en el Hospital de Niños José Manuel de los Ríos (JM de los Ríos) que cuenta la historia de una enfermera fantasma, de quien se dice que acompaña a los moribundos en su trance al más allá. 

     Suele aparecer a doctores para avisar que sus pacientes los necesitan, después de prestar ayuda, desaparece sin dejar rastro por las paredes del hospital.

De esto da fe Casandra González, quien acudió al centro asistencial en 1998 cuando su hijo de dos años y medio, tenía fiebre alta:

   

“Acudí al centro hospitalario de noche, la doctora le mandó unos exámenes al niño y me puso en espera. Le limpié su cara y cuerpo y lo senté en una silla para ir al baño un momento, le dije que me esperara allí mientras yo volvía”.

Prosigue:

“No había entrado al baño cuando se bajó de la silla y se vino hacia mí temblando con los brazos estirados y la mirada fija, lo abracé y no recordé como llegar de nuevo al servicio de emergencia. Entonces se acercó una enfermera de capa azul rey con capucha que no cubría su rostro joven blanco y cofia (gorro con el emblema de la cruz roja), ella me tomó por los hombros y me dirigió a un ascensor , luego recorrimos un pasillo hasta llegar dentro de un cubículo y me ayudó a acostar al niño en la camilla“.

“La doctora se hizo cargo del niño, entonces volteé y pregunté a dónde se había ido la enfermera. La profesional me dijo que me había visto llegar sola…”, expresó.

 

González no quiso contradecir a la pediatra, pero sintió curiosidad y salió de la habitación para cerciorarse si la veía, pero fue en vano.

 

“Di gracias a Dios porque pensé que se trataba de un ángel que me envió en ese momento, luego escuché de la enfermera fantasma y ahora le doy las gracias. Creo que debe darse el respeto que se merece”.

El fantasma del sacerdote que visita al General Piar.

    Algunas personas dicen haber visto salir de la Catedral  a un sacerdote vestido de negro que entra a la casa donde fue prisionero el general Manuel Piar, quien fue mandado a matar durante la Guerra de Independencia. Lo realmente aterrador de esta historia es que, según testimonios se trata del mismo padre que visitaba a Piar mientras estuvo en prisión.

La leyenda de la laguna Negra de Baruta.

     Esta laguna encierra diversos hechos paranormales, pues según relatan los baruteños, los niños que acudían al lugar para darse un baño fallecieron tras quedarse  atrapados en el fondo, por lo que ahora sus fantasma deambulaban por sus inmediaciones.

El fantasma del chirrito Curpa- UD4 de Caricuao.

     Hace varios años operaban en Caricuao los famosos y extrañados autobuses de la compañía Antimano C.A, popularmente llamados “Burros” por los habitantes de esta parroquia.

 

     Narran los vecinos que en la UD-4, más arriba de la terraza Curpa de este sector, quedaba una pequeña quebrada llamada coloquialmente “El Chorrito”, donde presuntamente han presenciado la imagen de una mujer de negro que sale y desaparece de la nada.

     Conductores de la desaparecida línea de autobuses relataban hace varias décadas que habían tenido experiencias con una mujer que se montaba en el autobús, metros antes de llegar a “El Chorrito” y que al pasar por él desaparecían del mismo, sin que el chofer detuviese la unidad.

     Esta es una historia real, pues actualmente los conductores de las diferentes rutas que cubren la zona y barriadas aledañas se han visto en la necesidad de cambiar de oficio y hasta de circulación, puesto que ya el fantasma se está haciendo más fuerte en materia de aparición. Nadie sabe por qué aparece ni qué es lo que está buscando, sólo saben que se monta en el bus como cualquier otra persona.

Fuente: Últimas Noticias - Vanessa Rivas| Jvrivas@grupo-un.com-. 

Escribir comentario

Comentarios: 0