Sagrado Corazón de Jesús

     En la Iglesia católica, el Sagrado Corazón es la devoción referida al corazón de Jesús de Nazaret, como un símbolo de amor divino. La devoción al Sagrado Corazón tuvo su origen en una corriente mística centrada en la persona de Jesucristo, que concebía el corazón como centro vital y expresión de su entrega y amor total. En tal sentido, la devoción al Sagrado Corazón refiere en particular a los sentimientos de Jesús, y en especial a su amor por la humanidad, según lo resume el Evangelio de Juan:

     Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Evangelio de Juan 13:1

El mito Romano

      En el rito romano, la fiesta es de 1ª Clase y se celebra la VI feria (viernes) después del II domingo de Pentecostés (o anteriormente llamado Dominica de la infraoctava del Corpus Christi). Se celebra de color blanco (u oro). Es Misa letra B, es decir: 1) se permite la Misa Exequial (Cf. Institución General del Misal Romano, n. 380; y 2) En la celebración del matrimonio se dice la Misa la de la solemnidad indicada en el calendario, pero se puede sustituir una de las lecturas del día por una de las que corresponden a la celebración del matrimonio (cf. Ordo celebrandi Matrimonium, 2a ed. n. 34).

    En el rito romano reformado por Pablo VI, la celebración del Sagrado Corazón de Jesús tiene rango de solemnidad, y se festeja el viernes posterior al II domingo de Pentecostés. Todo el mes de junio está, de algún modo, dedicado por la piedad cristiana al Corazón de Cristo.

    La aspiración principal de santa Margarita era la aprobación pontificia del culto público al Corazón de Jesús, sin embargo hubo que esperar al pontificado del Papa Clemente XIII en 1765 para su aprobación, e incluso limitado a Polonia y a Roma.

     La devoción al Sagrado Corazón de Jesús cobró auge al ser acogida como devoción propia de El Apostolado de la Oración (fundado el 3 de diciembre de 1844 por el P. Francisco Javier Gautrelet, SJ). En 1861 nació, en Francia, la primera publicación para promover la devoción al Corazón de Jesús: El Mensajero. Pronto publicaciones similares surgieron por todo el mundo.

 

     En 1917, en las pariciones de Fátima, el ángel y la Virgen enseñaron a los niños a rezar y responder a los designios de los Corazones de Jesús y María. A partir de Fátima, la devoción a los corazones de Jesús.

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0