Las momias del Dr. Knoche el misterio del Ávila

    El Waraira repano esconde cientos de mitos y leyendas urbanas, que van desde la aparición de espíritus y rinconcitos para dar placer, hasta mausoleos que parecen sacados de cuentos de terror, con momias embalsamadas y todo; Pues sí, entre su extensa vegetación el Ávila esconde la hacienda “Buena Vista”, a la altura de Galipán. Sitio donde el Dr Knoche llevó a cabo sus experimentos de momificación con cuerpos no reclamados durante la Guerra Federal.

 

     Knoche es uno de los personajes más misteriosos y enigmáticos relacionados con la historia de Venezuela a mediados del siglo XIX, específicamente en la región de Galipán perteneciente al Parque Nacional El Ávila en Venezuela. Gottfried August Knoche fue un hombre de carne y hueso, nació en Halberstadt, Alemania, 17 de marzo de 1813 y muere en Finca Buena Vista, Galipán, Estado Vargas, Venezuela, 2 de enero de 1901).

       Fue un médico cirujano alemán, famoso por inventar un líquido embalsamador con el que momificó docenas de cuerpos, incluyendo el suyo propio, en su laboratorio ubicado en la Hacienda Buena Vista, sector Palmar del Picacho de Galipán, en Vargas, Venezuela. Es uno de los personajes más misteriosos y enigmáticos relacionados con la historia de Venezuela a mediados del siglo XIX, específicamente en la región de Galipán perteneciente al Parque Nacional Waraira Repano. Enigmático científico alemán que luchó contra el inexorable proceso de descomposición de los cuerpos. Knoche se residenció en La Guaira en 1840, pero años más tarde compró la Hacienda “Buena Vista” al pie del Picacho de Galipán en El Ávila, donde vivió con su familia y construyó el mausoleo que lo hizo famoso, por el proceso de momificación de cadáveres que llevaba a cabo entre esas cuatro paredes.

Biografía

Estudió en la Universidad de Friburgo en 1837, posteriormente, trabajó en el hospital de la misma Universidad. Knoche emigró de Alemania a Venezuela en 1840 para domiciliarse en La Guaira y atender a la población de alemanes establecida en ese entonces en el litoral, donde refundó el "Hospital San Juan de Dios", en La Guaira entre 1854 y 1856.

     Una vez establecido en La Guaira decide traer a vivir a su esposa y las niñas, Josephine y Amalie Weissmann, que más tarde serían sus enfermeras y ayudantes. Ejerce como doctor en esa ciudad y se gana la fama de persona caritativa, al atender a pacientes pobres sin cobrar además de su incansable lucha contra la epidemia de cólera que azotó la región en esos años. En 1845 recibe la reválida de su título, por parte de la Universidad Central de Venezuela durante el gobierno del general José Antonio Páez.

Amante de la naturaleza, durante sus primeros tiempos en La Guaira solía hacer largas excursiones a caballo hasta las montañas de Galipán. La perspectiva fascinante que ofrece el Litoral desde las alturas del Picacho y su fresco clima debieron ejercer en él fuerte atracción. Quizá fue así como nació su idea de adquirir alguna posesión en los alrededores. No muy lejos existían pequeñas fincas destinadas desde la época colonial al cultivo de café y frutales.

     Tuvo una hija de nombre Anna (1840-1879), quien casó con Heinrich Müller (1812-1881) siendo ambos enterrados en el mausoleo familiar, y un hijo llamado Oswaldo Knoche que vino graduado en medicina de Alemania y se residenció en Puerto Cabello. No se conocen mayores detalles de su destino.

 

     También llegó de Alemania el hermano de Knoche, el Sr. Wilhelm, enterrado también en el panteón familiar de cuya vida o actividades se desconoce. La esposa del Dr. Knoche, debido a la soledad que le provocaba vivir en la Hacienda "Buena Vista" decide regresar a Alemania y allí muere en fecha que aún se desconoce.

Knoche y sus momias

    Su fascinación y persistencia por evitar el inexorable proceso de descomposición de los cuerpos, le hizo experimentar con cadáveres no reclamados de la Guerra Federal, que subía a caballo desde el hospital San Juan de Dios. Knoche creó un líquido que se inyectaba en el torrente sanguíneo y conservaba al cadáver sin necesidad de extraer sus órganos. Así, el doctor momificó varios cuerpos y los mantuvo en su laboratorio.

     Esta obsesión por dotar de una apariencia de vida a los muertos dio pie a una de las anécdotas más populares atribuidas a este enigmático personaje. Los familiares de don Tomás Lander, distinguido hombre público de la Caracas del siglo XIX, fundador junto con Antonio Leocadio Guzmán del periódico "El Venezolano", conocieron a través de un amigo las virtudes del misterioso líquido embalsamador del Dr. Knoche y solicitaron al médico que momificara el cuerpo de su deudo. Una vez concluido el proceso, con el cuerpo ya vestido y maquillado por sus familiares, sentaron a Lander en un escritorio a la entrada de su casa. Allí estuvo durante 40 años, hasta que el gobierno de Antonio Guzmán Blanco exigió a los descendientes del difunto que enterrasen a la momia. Un presidente de Venezuela, Francisco Linares Alcántara, también fue momificado por el médico alemán. Igualmente, momificó hasta sus perros y los convirtió en guardianes de la entrada del mausoleo.

     Para la llegada de su propia muerte, Knoche había previsto que fuese la enfermera Amalie Weismann la encargada de suministrarle el suero momificador, dosis que dejó preparada. Aunque la última sobreviviente de Bella Vista parece haber consultado con el cónsul alemán de la época, Julius Lesse, acerca de redactar un documento en el que constara que su última voluntad era que su cuerpo fuese cremado y las cenizas arrojadas al mar; el mismo doctor Lesse y Carlos Enrique Reverón subieron a Bella Vista, inyectándole la dosis preparada para ella 20 años antes por el mismo Knoche, luego cerraron la puerta del mausoleo y las llaves fueron lanzadas al mar.

    La composición exacta de esta sustancia, a base de cloruro de aluminio, nunca fue descubierta.     

Mausoleo de Buena Vista

Dentro del mausoleo, dos terceras partes del espacio están ocupadas por los seis sarcófagos de cemento, con un pequeño pasillo para los visitantes. Las dimensiones de dichos nichos son 2.10 x 0.70 x 0.75 metros puestos en fila y cuyas tres cuartas partes de sus dimensiones estaban cubiertas de mármol de 3 cm de espesor y una cuarta parte de vidrio reforzado con malla metálica para que se pudiera ver a través de él a cada una de las momias. También existían antiguamente seis lápidas de mármol que contenían los nombres de la familia Knoche y que fueron destruidas por vándalos y reconstruidas de nuevo, aunque existen varias fotografías antiguas donde se ven dichas inscripciones. El orden que reposan los nichos según indicó Amalie Weismann a Eduardo Rosswaag el 2 de septiembre de 1923:

 

  • ·         Anna Knoche de Muller (hija de Knoche): Geb. d 10 de mayo de 1840; Gest. d 23 de enero de 1879
  • ·         Heinrich Muller (esposo de Anna): Geb. d 02 de noviembre de 1822; Gest. 07 de abril de 1881
  • ·         Wilhelm Knoche (hermano de Knoche): Geb. d 17 de septiembre de 1817; Gest. 07 de septiembre de 1874
  • ·         Josephine Weissmann (enfermera y Hermana de Amalie): Geb. d 29 de junio de 1830
  • ·         Amalie Weissmann (enfermera y ayudante de Knoche): Geb. d 2 de febrero de 1926
  • ·         Gottfried Knoche: Geb. d 17 de marzo de 1813; Gest. 02 de enero de 1901

Las abreviaciones Geb. y Gest. Significan en alemán: "Nació" y "Murió" respectivamente.

 

     Luego de más de 50 años de abandono, vandalismo y saqueo de las momias, el mausoleo fue restaurado en 2009 por un grupo liderado por el profesor Jesús Burgos, y actualmente se encuentran seis réplicas de momias en el lugar donde reposaban hace muchos años las momias originales. La restauración incluyó la reposición de las lápidas con los nombres de las seis momias, así como la reposición de una puerta de metal debido a que la anterior estaba completamente inservible.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    JOSE GUERRA (domingo, 30 abril 2017 13:09)

    Excelente la Historia de este eminente Científico Alemán que vivió en nuestro país, Felicitaciones a la pagina por todos los relatos que nos comparten Saludos y Bendiciones...