58 años de la declaración de Sorte cómo Monumento Natural de María Lionza

    Su nombre original fue dado por un francés, el cual la denominó “la montagne de la bonne sorte” y que luego lo simplificaron como la montaña de sorte. El centro principal de la práctica de este culto es el Monumento Natural María Lionza, conocido también como la Montaña de Sorte o Quibayo, decretado Monumento Natural según decreto Nº 234 del 18 de Marzo de 1960. Está ubicado en la población de Chivacoa, estado Yaracuy; dentro del Macizo de Nirgua. Existen otros lugares para la práctica del Culto como Agua Blanca, en el estado Portuguesa, “además de la gran cantidad de centros existentes en todo el país donde se atiende a una población de miles de personas, que se mueven desde cualquier parte del territorio nacional y también desde Colombia, las Antillas Holandesas, República Dominicana y Trinidad y Tobago”.

     El Gobierno de Rómulo Betancourt (1958-1963), declara el 18 de marzo de 1960 al Cerro María Lionza como Monumento Natural, a la vez persigue y detiene a los que practican el culto: En fechas anteriores y posteriores a tal declaratoria en Gaceta Oficial, ubicamos en la prensa de circulación nacional artículos referidos a la detención de diversos “brujos” en las zonas de Acarigua-Araure, en el Estado Portuguesa, San Cristóbal en el Estado Táchira, y a otros oriundos del Estado Yaracuy. A éstos detenidos se les imputa el delito de ejercer ilegalmente la medicina, recibir dinero de gente humilde y practicar la brujería, aparte de estigmatizarlos como actores ridículos que atentan “contra las costumbres y el criterio sano” de los que allí habitan. Pollak-Eltz (1987: 67) nos informa que durante el primer mandato del Dr. Rafael Caldera (1969-1974), se persiguió a los cultistas y se destruyeron algunos santuarios en la montaña.

     En este sentido, Bracho (1994: 85) informa sobre el cierre de la Montaña que se hizo en 1965, de acuerdo a un decreto del Gobierno Nacional en el mes de abril, debido a informes que mostraban que los que asistían a dicho sector no lo hacían con intenciones religiosas “si no a festejar hasta destruir el medio ambiente y beber alcohol -actividades prohibidas en un Parque Nacional-. Lo cual traía como consecuencia disputas violentas, a veces con saldos lamentables”. Indica Bracho, además, que luego de siete meses fue restablecido el ingreso y desde entonces la Montaña no se volvió a cerrar.

     Luego de treinta y tres años de la declaración del “Cerro María Lionza” como Monumento Natural, es en 1993 cuando se publica en Gaceta Oficial (Nº 4525) el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso del mismo, instrumento que para Ferrándiz (1999: 12) constituye una forma de reglamentar el uso de la montaña, y que establece normas que los creyentes no respetan u omiten por no mostrarse dispuestos a ajustar sus prácticas a dicha ordenanza. (Marchán, 2007. Pág 37-38, 41)

     Al cerro de María Lionza o montaña de Sorte acuden muchas personas durante el año. En especial los días de San José, la Virgen de Coromoto, la Virgen del Carmen y el 12 de octubre. Es un sitio religioso-espiritista de Venezuela ubicado en un sector montañoso del estado Yaracuy, en la Serranía del Interior y muy cerca de Chivacoa, en Venezuela.

     En el sitio se venera a lo que algunos locales consideran una diosa indígena, un personaje conocido como María Lionza que es muy visitado por algunos peregrinos en Semana Santa.

Los creyentes eligen un rincón en el bosque o un recodo en el río para construir un altar desde donde invocarla. Normalmente lo decoran con fotografías, figuras y estatuillas, vasos con ron o aguardiente, cigarrillos en cruz, flores y frutos.

     De acuerdo con la antropóloga venezolana Daisy Barreto (1990: 12), las referencias más antiguas al culto se encuentran en testimonios orales que datan de principios de siglo, en los cuales campesinos de la región de Yaracuy y algunas áreas adyacentes discuten la existencia de una devoción de corte campesino y afrovenezolano a la reina María Lionza en las sierras de la montaña Sorte en Chivacoa. En ese tiempo, el culto se circunscribía a esa pequeña región y estaba basado en la devoción a los antepasados, en su mayor parte caciques indígenas y héroes de la independencia venezolana (Ferrandiz, 1999).

Junto a María Lionza se coloca a Guaicaipuro, cacique que luchó valientemente contra los conquistadores españoles en el valle de Caracas y líder de la Corte Indígena; y al Negro Felipe.

     Al cerro María Lionza o montaña de Sorte se realizan muchas peregrinaciones en el año, los días más concurridos son: El día 19 de Marzo que es el día de San José, el 11 de Septiembre, día de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela; el día de la Virgen del Carmen, 16 de Julio; el día de San Benito que es el 11 de Julio, el 12 de Octubre día de la Corte India venezolana o mejor conocida como la Corte de los Ancestros ó día de la Resistencia Indígena, el 28 de Octubre que es día de San Judas Tadeo, el 13 de Junio que es día de San Antonio, el que concede novio a las solteronas y el día 2 de Febrero que es el día de la Virgen de la Candelaria. Otros días de masiva concurrencia son; el 24 de Junio día de San Juan Bautista; 24 de Julio que es el día de la fiesta de Santiago, es para acrecentar las riquezas y la marcación del ganado;  el 4 y el 17 de Diciembre, día de la fiesta de San Lázaro o Babalú Ayé, una de las siete potencias africanas.

     Este cerro tiene una extensión de 40.000 hectáreas de montaña cubiertas de bosques vírgenes y una altura de 1.804 mts sobre el nivel del mar. Se sitúa en el distrito Urachiche, del Estado de Yaracuy. La selva se ha mantenido a salvo de invasiones gracias a la leyenda que se ha tejido durante años. Los moradores de Chivacoa cuentan haberla visto pasearse por la zona, montada en una danta. De por sí, todo el lugar es de gran interés turístico. En Sorte solo existen las leyes impuestas por los espíritus, por lo cual se requiere de un guía para visitarla.

     En él existen muchos sitios de gran importancia mística, como son Quibayo, Aracal, La Danta, el Loro, Meriniza, Bachicabure y las Cascadas. No cuenta con baños públicos, no cuenta con servicio de ambulancias ni puestos de primeros auxilios, no tiene vigilancia, no tiene vías de acceso ni señalización, el ascenso a la montaña lo deben hacer por entre los cultivos de caña y en medio de estrechos caminos entre la selva, cuando llueve se tornan en barriales. Son unos caminos que se han tornado peligrosos por los merodeadores y por los misteriosos espíritus que la circundan, por eso es que existen los llamados guías, que no son más que “bancos” que prestan sus servicios para orientar a los grupos de visitantes que llegan a la montaña.

 

     El día 12 de Octubre es la fiesta central de la montaña de Sorte, acuden cada año para este día aproximadamente unas sesenta o setenta mil personas. Por la peligrosidad del ascenso, desde el día diez de Octubre, hasta el trece, se comisionan aproximadamente unos diez mil oficiales de la policía, distribuidos a lo largo del ascenso, para garantizar la seguridad de propios y extraños que asistan a la ceremonia central. En el acenso, al llegar a Quibayo, que es el lugar más importante de la montaña, hay un puente sobre el río Yaracuy y antes de cruzar el río, la caravana hace un rezo a Don Juan del río, según ellos para pedirle permiso para poder llegar a otros sitios de la montaña de Sorte. La caravana se quita los zapatos y sigue descalza su ruta hacia un punto de los tantos que hay en la montaña

Escribir comentario

Comentarios: 0