La Educación Espiritual del mediums

     La reunión espiritista es un evento que envuelve tres procesos que son interdependientes: 1) a los participantes se les ayuda y orienta en relación a sus problemas particulares; 2) se educa a los espíritus ignorantes; 3) y los médiums en desarrollo tienen la oportunidad de aprender una serie de destrezas. Para los médiums en desarrollo la reunión espiritista provee un espacio seguro en el cual pueden explorar el mundo espiritual bajo la orientación de personas que conocen este mundo.

      Los médiums se refieren al desarrollo de facultades como un proceso de educación. Por ejemplo, Mayo declaró que el médium que va a desarrollar facultades pasa por un proceso similar al niño que va a la escuela.

     Al principio los médiums en desarrollo tienen dudas sobre la realidad de la comunicación con los espíritus. No están seguros de si la información que reciben en la reunión espiritista viene de los espíritus o es creación de sus mentes. Debido a esto tienen miedo de participar en las reuniones. Los médiums que están a cargo de la sesión les piden que no se resistan a compartir lo que han recibido del mundo espiritual. A medida que van obteniendo retroalimentación positiva sobre sus intervenciones, los médiums en desarrollo empiezan a tener confianza en sus facultades.

La identificacion de los fluidos

     El desarrollo de facultades consiste de varias destrezas. Primero, los médiums tienen que aprender a discriminar entre los espíritus buenos y los ignorantes basados en el tipo de fluido o vibración que están recibiendo. Esto es esencial en la práctica de la medianidad porque el no poder discriminar entre los espíritus puede llevar al médium a seguir las recomendaciones de los espíritus ignorantes. La mayor parte de los médiums describieron los fluidos de los espíritus ignorantes como calientes, pesados y desagradables. El fluido de un espíritu ignorante produce síntomas físicos como dolores de cabeza, estómago y espaldas. Si el espíritu murió de una enfermedad, el médium sentirá los síntomas de la misma. Por el contrario los fluidos de los buenos espíritus son descritos como fríos, placenteros, refrescantes y armoniosos.

     Otro paso importante en el desarrollo de facultades es aprender a concentrarse. Los médiums describen esta destreza como ser capaz de olvidarse de las cosas materiales y concentrarse en la reunión. A los médiums se les pide "unión de pensamientos" para que puedan comunicarse con el mundo espiritual. Para facilitar la concentración se utilizan oraciones y música.

     Después que el médium aprende a concentrarse y a percibir los fluidos, el médium se prepara para "pasar los espíritus". Ninguno de los médiums en este estudio utilizó la palabra posesión para describir esta experiencia. El concepto de posesión tiene una concepción negativa para ellos porque lo relacionan con el demonio. Para los médiums no es posesión lo que ocurre cuando están en trance ya que tienen control sobre la experiencia y no es el demonio el que se está comunicando.

Los tipos de Mediums o Materias

    El pasar un espíritu requiere que el médium aprenda a entrar en trance. Dependiendo del tipo de trance que experimentan, los médiums se clasifican en tres tipos:

1.- Conscientes

2.- Semi-conscientes

3.- Inconscientes.

 Los médiums conscientes son los que recuerdan todo lo que el espíritu ha dicho a través de ellos. Los médiums semi-conscientes recuerdan parte de la comunicación espiritual. Los médiums inconscientes no recuerdan nada o muy poco del mensaje dado por el espíritu a través de ellos.

     Algunos médiums prefieren ser inconscientes porque consideran que la comunicación no va a estar contaminada por factores personales y será más válida y confiable. Sin embargo, el ser un médium inconsciente tiene la desventaja de que se tiene menos control del trance y de las expresiones del espíritu. Debido a esto se corre el riesgo de ser manipulado por los espíritus ignorantes.

     Los médiums conscientes tienen mayor control sobre la conducta y las expresiones del espíritu pero pueden contaminar la comunicación con sus deseos y sentimientos. Debido a que están conscientes experimentan más dudas en relación a la autenticidad de lo que están recibiendo.

    Todos los médiums, sean conscientes o inconscientes, deben aprender a tener control sobre el estado de trance. El desarrollar esta destreza les permite regular los movimientos físicos, el vocabulario del espíritu y la conducta de trance en general. Por ejemplo, el médium debe aprender a no caerse al piso cuando está en trance y a no expresar los impulsos agresivos del espíritu que se está comunicando. Para ejemplificar este punto uno de los participantes contó la historia de un médium en desarrollo que al ser poseído por un espíritu ignorante salió del centro y buscó un cuchillo para matarse.

     Otro aspecto importante de la educación de los médiums es la identificación y familiaridad con los guías espirituales. En relación a esto, Juanita expresó: "Un médium tiene que reconocer sus guías como una madre reconoce a sus hijos". Además del guía principal, el médium a medida que va desarrollando facultades puede tener otros espíritus que pueden facilitarle su trabajo.

    Otra destreza que deben aprender los médiums en desarrollo es "trabajar las causas" y educar los espíritus ignorantes. Los médiums tienen que aprender a interrogar a los espíritus ignorantes que se comunican a través de otros médiums. Deben también aprender a remover los fruidos negativos que dejan los espíritus ignorantes. Cuando trabaja las causas de otras personas debe tener mucho cuidado porque podría ser afectado por las mismas.

Las Videncias o Revelaciones

    Los médiums en desarrollo deben también interpretar las "videncias" (revelaciones) que reciben del mundo espiritual. En la reunión espiritista los médiums en desarrollo aprenden a darle significado a las videncias y a compartir este significado con las personas de forma sensitiva. A través de una videncia un médium puede saber cosas muy privadas de una persona y que no deben ser reveladas en público. Se debe aprender a distinguir entre una videncia que puede ser compartida y otra que debe mantenerse en secreto. La confidencialidad es un elemento importante en el trabajo del médium.

     En general, el desarrollo de facultades es un proceso en el cual el médium aprende a tener control sobre el estado de trance, siendo capaz de comunicarse con los espíritus. Los médiums en desarrollo aprenden a ser receptivos al mundo espiritual e interpretar de forma efectiva las evidencias que reciben.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Jada Alejo (martes, 31 enero 2017)


    I used to be suggested this web site by means of my cousin. I'm now not positive whether this post is written by means of him as nobody else know such precise approximately my trouble. You are amazing! Thank you!