Gran Cacique Naiguatá

El Cacique Naiguatá, fue un cacique de la Etnia Caribe de Venezuela que se opuso a la colonización española a mediados del siglo XVI de quien heredan el nombre tanto el cerro de 2.765 metros de altitud llamado Naiguatá, así como el pueblo de Naiguatá en el Estado Vargas, en Venezuela.

Reseña histórica

   En 1555 el Cacique Paisana estableció amistad con el mestizo Francisco Fajardo hijo de una princesa Guaiquerí y de un español de su mismo nombre, Fajardo solicito paso libre por las tierras de Caracas a lo que accede el jefe indio.

     En 1557 regresa al Valle de los Caracas esta vez acompañado de su madre y de unos 100 indios guaiqueries. Llevaba autorización del Gobernador Gutiérrez de la Peña para gobernar y poblar la costa desde Borburata hasta Maracapana, paisana no aceptaba la fundación del hato de San Francisco que hizo Fajardo en 1560, enveneno las aguas, causando la muerte de mucha gente incluyendo la madre de Fajardo y este lo condenó a morir a la horca.

 


¿Quién fue el Cacique Naiguatá?

     Según las leyendas indígenas era fuerte y en cierta manera romántico. Como rasgo curioso de su espíritu tenía verdadero amor por las gaviotas, por esto Naiguatá pasaba horas y horas contemplando embelesado a dichas aves, hoy desaparecidas de la zona.

 

     Se dice que le gustaba estar solo, y en todo caso acompañado de sus gaviotas que eran su única compañía. Cuando españoles colonizadores comandados por el capitán Rodríguez Suárez, llegaron a las tierras del Cacique Naiguatá, este los recibió con grandes demostraciones de hospitalidad, ofreciéndoles maíz, yuca y pescado. Teniéndolos como huéspedes, un soldado el cual después de un tiempo este disparó su arcabuz contra una gaviota inocentemente y la mató, hecho que enfadó al Indio Naiguatá, exigiendo la ejecución del agresor, pero el capitán Rodríguez Suárez se niega.

 

     Naiguatá, toma por asalto el campamento de los soldados y somete a sentencia al soldado, cuando le iba a dar muerte al soldado, una bandada de gaviotas hizo acto de presencia, el Cacique Naiguatá interpretó esto, como el perdón de las gaviotas hacia el agresor y lo libera.

Escribir comentario

Comentarios: 0