La Herradura, su historia y usos

    La herradura es uno de los amuletos de la buena suerte más famosos en todo el mundo.

  Existe desde hace tiempo las costumbres de colgar una herradura en la entrada de cada puerta de las casas, para proteger de posibles desgracias y sobre todo para atraer la fortuna y la buena suerte a todos los que viven en ella.  

 

 

     Para los griegos, los poderes mágicos de la herradura emanaban de otros factores. Las herraduras eran de hierro, un elemento que se creía que ahuyentaba el mal, y la herradura tenía la forma de un luna en cuarto creciente, que desde tiempos antiguo era considerada como símbolo de fertilidad y fortuna.

 

     Los romanos se apropiaron de este objeto, a la vez como práctico dispositivo ecuestre y como talismán, y su creencia pagana en sus poderes mágicos pasó a los cristianos.

 

     Los cristianos tuvieron la herradura en alta estima, colocándola primero sobre el dintel de la puerta y trasladándola más tarde al centro de ésta, donde cumpliría la doble función de talismán y picaporte.

 

     En la Edad Media, cuando cundía al máximo el temor de la brujería, la herradura adquirió u poder adicional. Se creía que las brujas se desplazaban montadas en escobas porque temían a los caballos, y que cualquier cosa que les recordara un caballo, especialmente su herradura de hierro, las ahuyentaba como un crucifijo aterrorizaba a un vampiro. La mujer acusada de brujería era enterrada con una herradura clavada en la tapa de su ataúd, para impedir su resurrección.

 

La bóveda espiritual en forma de herradura invoca la protección de defensa para el cuadro espiritual y este motivo tiene mucho que ver con la historia y la leyenda de dicha herradura como un amuleto de defensa y protección

 

La herradura tiene un aplicación importante dentro de la casa, y que nos la protege pero veamos que al margen de colgarla tras la puerta de la entrada encontramos en ella otras aplicaciones:

 

·         Bajo la cama, en un plato que contenga perejil y que haya sido mojado con dos ó tres gotas de escancia de pachulí, ayudará a la creatividad sexual, también convenientemente depositada en un plato de lleno con pétalos de rosas favorece al descanso

·         Junto a un plato de sal; en cualquier lugar de la casa evitará negatividades y malas vibraciones

·         Sobre el billete de lotería, colocado junto a un vaso lleno de agua, en cuyo interior derramaremos cinco gotas de cera de una vela amarilla, potenciará la suerte.

·         Sobre un fotografía, de un ser querido y encendiendo junto a ella una vela blanca unos cinco minutos al día, potenciará la salud de dicha persona.

·         Envuelta en un paño rojo sellado con gotas de vela de color rojo que dejaremos caer sola la fotografía de una pareja, favorecerá las relaciones entre los miembros.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0