¿Qué haces tu como religioso para preservar el medio ambiente?

     Cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1972, desde entonces la fecha es propicia para entablar pactos y convenios internacionales entre las naciones, pero más allá de esto, la pregunta es ¿qué estamos haciendo diariamente por cuidar nuestro entorno?

    En toda Venezuela, así como en distintas regiones de Latinoamérica es muy común observar a la gente botar basura desde la  camioneta por puesto o desde su carro hacia la calle, sin ningún tipo de remordimiento, contribuyendo con la suciedad, con la anarquía, con la indolencia, dejando muy mal parado el gentilicio de ser venezolanos.

      Vemos que esta situación se repite en cada rincón de la ciudad, en los barrios, en las urbanizaciones, en los parques y nadie hace nada, porque pareciera que nunca “pasa nada”, todo el mundo parece acostumbrarse al caos, mientras transcurre el tiempo y ese es el legado que les vamos dejando a nuestros niños.

 

La Religión no escapa…

 

     En el aspecto religioso, no es distinto, vemos en los sitios de trabajar espiritualmente, como la basura muchas veces hace de las suyas, al parecer sin que a nadie le duela, y así  se van contaminando playas, ríos, zonas boscosas, montañas y pare usted de contar siempre justificando el caos y el desorden, ¿es que acaso  será que nos creemos los dueños del mundo? ¿Será que pensamos que el medio ambiente no nos va a pasar factura nunca?


      Ejemplos de esto, lo tenemos en La Mariposa o en la Montaña de Sorte, por sólo mencionar algunos, entonces, la pregunta es ¿qué vamos es esperar? ¿Haremos algo o sólo nos sentaremos a ver  mientras la mayoría destruye lo que nos rodea? Acaso ¿estás haciendo tú algo en tu casa, con los tuyos, en tu trabajo, en tu círculo religioso, con las personas que te siguen? ¿Estás contribuyendo como religioso a hacer de esta una mejor sociedad, un mejor país?


Queremos saber cuáles con tus propuestas al respecto…

Fuente: www.creenciasigloxxi.com

 

Escribir comentario

Comentarios: 0