Todo por mi creencias

la Fe

     El sociólogo Enrique Alí González, profesor de la Universidad Central de Venezuela con más de treinta años investigando la religiosidad del pueblo latinoamericano, señala que el hecho de creer no te desmerita, ni indica que se tenga menos autoestima, señala además que el tener fe en algo te da una visión global de la realidad, pues cuando se presenta un problema eres capaz de ver las cosas globalmente, a diferencia del que no cree que se enfoca en el conflicto. Y pareciera que por lo menos esto, priva en la mayoría de los venezolanos, y en aquellos que no siéndolo, no les ha quedado de otra, al verse influenciado por una cultura donde la fe es vital para subsistir.

 

     En recorrido realizado por distintas partes del país se palpa una profunda religiosidad: imágenes de María Lionza en buen grueso de la población, rezos a José Gregorio Hernández para la curación, Orishas con variedad de ofrendas en casas diversas, San Miguel Arcángel en la entrada de hogares para cortar todo lo malo, ngangas (receptáculos donde vive el muerto en la creencia del Palo Mayombe), estampitas de Jesús, distintas advocaciones de la virgen María, la Biblia y hasta películas y libros de “El Secreto”, donde se asegura que poniéndole fe a los pensamientos se puede obtener todo lo que se desea.

 

     Estefanía, una señora que compró una imagen de  Ismael Sánchez, uno de los malandros de la Corté Cale en la tienda El Cristo ubicada en la avenida Baralt, señaló: “es que yo siempre le he pedido por mis hijos a los malandros, para que me los cuide”, asegura quien canceló 295 bolívares por una figura de yeso que no supera los quince centímetros de alto, en una de las muchas tiendas esotéricas que hay en la zona.

 

     El padre Vicente Mancini, de la Iglesia Los Samaritanos, dice que el que busca a Jesús no tiene por qué pagar, porque “Jesús está en nuestros corazones”, para él la gente cae en esas trampas, porque quieren una solución rápida a sus problemas, sólo Dios salva repite, “aquí no se cobra por escuchar la palabra de Cristo”, y añade que a su Iglesia han ido muchos santeros y le han dejado “ese poco de peroleros” que luego él ha botado.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0