El Corán

     No existe en ninguna otra religión un libro cuya naturaleza sea parecida a la del Corán: según el concepto musulmán, el Corán es la palabra misma de Dios transmitida a Mohammad letra por letra, y él se encargó de comunicarla a la gente exactamente como la recibió, ni palabra más ni palabra menos, ni incluso una voz fue sustituida por un sinónimo. Dudar de esto significa dudar de la realidad del Islam mismo y consiguientemente equivale a apostar.

 

     Para los musulmanes el Corán es “el libro de Dios” (Kitád Allah). No le llaman “el libro Sagrado” (alKitád al-maqaddas) por que según el mismo concepto  ni Dios ni su palabra necesitan consagración por parte de los hombres. Los musulmanes no dicen: el Santo Dios , porque los hombres no pueden conferir a Dios la categoría de Santo, sino Dios se santifica a sí mismo y se describe en el Corán como al-Quddus, es decir, el Santificado por su propia naturaleza. 


¿QUE TIENE EL CORAN?

 

        Muy pocas son las azoras que hablen de un solo tema. Cada una de las azoras se componen de grupos de versículos, cada uno de los cuales trata de un tema aparte. En algunas de las traducciones europeas, como la francesa de Regis Blanchére y la española de Juan Vernet, se hace la división temática y se introducen títulos para cada tema. Los musulmanes se abstienen de color tales títulos ajenos a las palabras de Dios. Para eso tienen índices y diccionarios especiales.

 

     Sin embargo, a pesar de la vasta variedad de los temas contenidos en las diferentes azoras, los teólogos musulmanes las agrupan en las seis categorías siguientes:

 

1.    Los dogmas fundamentales del Islam así como su liturgia.

 

2.    Los principios de la moralidad musulmana (makarim al-ajlaq) que tiene que gobernar la vida del individuo y regir la de la comunidad musulmana.

 

3.    Invitación a la gente a contemplar las maravillas de la creación para descubrir a Dios, su poderío y grandeza. Los modernos comentarios del Corán dicen que el objetivo de esta categoría de versículos consiste en llamar la atención de los hombres sobre las leyes que gobiernan el fundamento de la naturaleza, es decir, tales versículos ordenan a los musulmanes ocuparse de la ciencia y tecnología, y la modernización de su forma de vida.

 

4.    Alusiones y acontecimientos históricos pasados, con especial atención a las vidas de los profetas y la sustancia de sus mensajes. En ningún caso se dan relatos completos o historias detalladas porque el Corán no es ningún libro de historia ni una obra de historia santa.

 

5.    Informar a la gente de la generosa recompensa de Dios reserva a los que creen sinceramente en El y se comprometen a seguir la senda recta trazada en el Corán. Junto a esta clase de versículos existes alguna que otra parábola que habla del castigo que espera a los que desobedecen las órdenes de Dios y actúan deliberadamente contra ellas.

 

6.    Detalles de la charía, es decir, la ley del Islam. Consta esta ley de dos partes esenciales:

 

     a)    Parte litúrgica (ibadat), es decir, los dogmas fundamentales de la fe y el ritual ordenado por Dios para celebrar los oficios divinos. Aquí el Corán se limita a exponer los puntos fundamentales, tanto que los dogmas como de la liturgia. Fue Mohammad quien se encargó de explicar los dogmas y dar los detalles de la liturgia. Las colecciones de las “Tradiciones” de Mohammad ofrecen un abundante material sobre esto.

 

     b)   Parte legislativa (muamalat). Aquí encontramos los conceptos básicos del derecho musulmán. Las “Tradiciones” de Mohammad completan y detallan las reglas de nociones jurídicas del Corán. Los juristas musulmanes se encargaron de elaborar toda una completa estructura jurídica a base del Corán y la sunna (las tradiciones de Mohammad). Se valieron para ello de muchos procedimientos adicionales, los más importantes de los cuales son la analogía (Qías) y el consenso de los eruditos (ichma). Hemos hablado ya de estos procedimientos del sistema científico musulmán.

Fuente: www.creenciasigloxxi.com

Escribir comentario

Comentarios: 0