Pureza Espiritual

El Maestro Dice.

     Un hombre se acerco en cierta ocasión a un maestro espiritual, pidiéndolo que lo inicie.

     El maestro le dijo: "Espera y te iniciare dentro de algún tiempo". El hombre presiono al maestro una y otra vez, deseoso de empezar rápidamente, pero aquel se negaba por completo, alejándose  del.
No obstante, dos años después, el maestro decidió ir a ver al hombre, llevando con el su vasija para pedir limosna llena de barro, pelos, orina y excrementos.
     Pidió limosna al hombre y este enseguida feliz le ofrece todo tipo de dulces y frutas, pensando que esta vez al fin lo iniciaría.
El maestro le dice pon aquí en mi vasija todo eso. El hombre asombrado le pregunta "maestro como voy a poner todo esto si tu vasija esta sucia”.
Límpiala y tráemela para ponerte todo cuanto tengo para ti, el maestro lo mira y dice, "si esto pasa con la vasija, como entonces puedo poner la pureza del señor en tu corazón, que está lleno de impurezas como ira, orgullo, avaricia, etc.
     Como podría iniciarte ahora, cuando tu mente está ahora tan sucia como esta vasija?. El hombre se deprimió mucho y se alejo avergonzado. Después de aquello, se  purifico por medio de la caridad, servicio desinteresado, castidad, etc. Siendo luego iniciado por el maestro.
     Igual que el agua teñida penetra libre y fácilmente en la tela cuando está completamente blanca, asimismo, las instrucciones de un sabio penetran y se establecen en los corazones de los aspirantes, cuando la mente esta sosegada, cuando no tiene deseos de gozar solamente, cuando han destruido sus impurezas.
     La disciplina y la purificación de la mente son requisitos esenciales para el que aspira a caminar por el sendero de la verdad y la realización del ser.
     Primero se debe preparar el terreno, iniciación llegara por sí sola.
"Cuando el alumno está listo aparece el maestro”.

Escribir comentario

Comentarios: 0